Priísmo obsceno

Algo tienen los propagandistas del régimen priísta en Quintana Roo, que les gusta hacer programas con nombres que creen divertidos, pero rayan en una obscenidad incluso sexista. Es el caso del programa de televisión “En la cama con Marcos”, donde al parecer el “periodista” comparte lecho con sus entrevistados. Lo ofensivo de la situación se aminora por la utilidad mediática de unas “entrevistas” que en realidad son simple escaparate para políticos con ambiciones, como la diputada Arlet Mólgora, que gana simpatías platicando sobre su familia y recuerdos infantiles, y logra así que la gente olvide su voto en favor de la reforma energética, la ley mordaza y el IVA incrementado en Quintana Roo, múltiple traición a la patria.
Otro ejemplo es el programa radiofónico “Casa de Citas”. En la última emisión, los “periodistas” se pusieron a argumentar, dándose la razón uno al otro cada veinte segundos, que la culpa de las muertes en 1968 no fue de Díaz Ordaz ni de los militares, sino de “infiltrados en el movimiento, que desvirtuaron las demandas originales”.
Nada nuevo, en ese entonces ya se decía que la raíz del problema era una “conjura comunista”. No cabe duda que Díaz Ordaz vive, y la frase “2 de octubre no se olvida” tiene más de una lectura: para el régimen, ese eslogan significa que los movimientos, en 1968 como en 2014, sólo son “legítimos” si se limitan a sus demandas laborales inmediatas, como los del Poli que se quedan contentos con que Chong les retire un pequeño reglamento escolar (o los del CEU 1986, que en mi opinión, basada en haberlo vivido, no peleaban realmente la gratuidad de la educación, sino el pase automático a la UNAM y otras aberraciones académicas), y muy a diferencia de los estudiantes en Tlatelolco, que lo que pedían era nada menos que liberar a los presos políticos del régimen, o los de Ayotzinapa, cuna de normalistas que se volvieron revolucionarios activos, como Lucio Cabañas.
Deprime la obscenidad de las basuras por alimentos, casas de citas y similares campañas de ensalzamiento de los juniors corruptos e incapaces que desgobiernan Quintana Roo (y México), pero más trágica es la perspectiva de que toda protesta de fondo será reprimida, y sólo las demandas mezquinas e inmediatas serán atendidas, bautizadas como “diálogo y apertura”.
Morena tiene que instalarse valientemente en la lucha de fondo, más allá de lo electoral. Ya nuestros héroes de Carrillo Puerto, primeros presos políticos de Beto Borge, nos ponen el ejemplo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: